Archivo de la categoría: Ahedo del Butrón

Estamos de boda

20140621_092917Estamos de boda y se nota en el ambiente. Volvemos al blog con retraso, pido disculpas, pero ya sabéis que andamos siempre ocupados y hemos perdido alguna que otra oportunidad de dar las gracias a todos los que habéis pasado este verano por las casas rurales Dondevilla. Especialmente les debemos una a los amigos de Navarra que nos han visitado por primera vez hace quince días. Otro día vuelvo con ellos. Hoy toca boda. Porque estamos muy contentos, algo nerviosos, aunque la novia parece tranquila (no así el fotógrafo, al que le puede la responsabilidad) y bastante ocupados con los preparativos. Las madres, cuñadas y la tía arreglando la iglesia (vaya flores más bonitas, algo sabe Mari de esto), poniendo y quitando bancos, ocupándose de todas esas cosas que hacen que todo vaya sobre ruedas. José Luis encargándose de otros recados no menos importantes, Lorenzo cosechando… y cada uno aportando lo que se puede. Porque esto es cosa de todos, es lo que tiene casarse en el pueblo.

Y luego está la ilusión. Ilusión porque venga a la boda tu familia, por descontado. Ilusión porque vengan tus amigas del alma a ponerte guapísima, a hacerte los muñequitos de la tarta o a tocarte la flauta travesera, con permiso de los nervios. Ilusión porque tus hijos quieran estar donde tú estés y tengas que pedir unas camas supletorias, en fin, mucha ilusión por tantas cosas que se nos escapan pero que es lo que queda para el recuerdo. Y las sorpresas, porque alguna habrá. Y hasta aquí puedo leer.

Antes cuando había una boda se sacaban coplas a los novios y los padrinos y se las cantaban la noche de la boda. Es una pena, porque Maximino ya no está y a los demás no nos da para tanto. Solo desearos toda la felicidad del mundo.

¡Ah!, se casan Ainhoa y Luis, por si no ha quedado claro.

Del patrimonio etnográfico y cultural que se está destruyendo de forma irreversible

Cartel Gregorio Fernández

Cartel Gregorio Fernández

El pasado día 30 de enero, apenas un día antes del inicio de la gran nevada del año 2015, tuvimos  ocasión de compartir con David en la sede de la asociación cultural imágenes de nuestro pasado más reciente a través de unos carteles de las fiestas patronales de Ahedo del Butrón del año 1988. No cabe duda que Gregorio Fernandez sabía captar como  nadie  los valores  de del entorno que nos rodea. En este entorno más inmediato, con sus luces y sombras, digamos que todos  hemos intentado  poner  nuestro granito de arena para conservar los elementos más  singulares de nuestras raíces  a través del patrimonio que nos rodea. Al día siguiente, el 31 de enero, con la nieve pisándonos los talones, nos acercamos hasta el arroyo de Vallisnera y pudimos comprobar como uno de los elementos más característicos del mismo, el  molino, está a punto de desaparecer si nadie lo remedia. No parece que su dueño esté por la labor de rehabilitarlo. No es el único caso. Fijaros en esta otra imagen tan característica de la llegada al pueblo desde Tudanca por  el arroyo Secostana y  grabadlo en la memoria. Quizás no quede mucho tiempo para pase de nuestras retinas a nuestros recuerdos.

Arroyo Secostana

Arroyo Secostana

Molino de Vallisnera

Molino de Vallisnera

GR85: el sendero de los sentidos

Estos días el sendero está que se sale y  no por los  senderistas, que se pueden  contar con los dedos de la mano, sino por la primavera que, aunque se ha hecho de rogar, se está haciendo dueña poco a poco del camino. Hemos tenido la suerte de comprobarlo este mismo fin de semana. Lo de Bizarrera (sendero paralelo al GR85), Becerreas para los entendidos, está salvaje. En todos los sentidos. Si no que se lo digan a los senderistas de la fotografía.Bizarrera

Dificultades aparte, que haríamos bien en solucionar, el espectáculo empieza en el  mismo entorno de Ahedo. Estos días están en plena floración los malainos y las abejas están como locas. Ya no vienen los de La Rioja para recoger el  fruto y dar colorido a sus tintes. Se necesita sol y buenas temperaturas para aprovechar el néctar. Sendero abajo las diferentes especies van tomando posiciones. El espino vero ya ha tirado la flor, pero los arces están en plena ebullición. Por arriba las hayas no les van a la zaga. También los fresnos. Por la retaguardia los quejigos amenazan con hacerse dueños del espacio. Los avellanos, que en enero  y febrero tuvieron todo el protagonismo, parecen asustados. Los cerezos están en su sitio, no quieren competencia, y al igual que  los nogales parecen estar en una burbuja climática, cruzando los dedos por si acaso. La gama de verdes es espectacular.

gallinasLlegamos al río, y en Tudanca nos reciben las gallinas, que por lo que se ve tienen sed. Buena idea. Nos acercamos a la cantina a tomar una cerveza  y de paso a charlar  un rato con José Luis en un entorno que no tiene desperdicio. No es raro que, además de las gallinas, encontremos vacas y terneros y una naturaleza en estado original.

Un lujo para los sentidos.

Empezamos año (un poco tarde) con deshielo, granizo, sol…

Este año  vamos con un poco de retraso en esto del mantenimiento del blog, se conoce que nos vamos haciendo mayores o es que no tenemos tiempo, en fin, al grano.

Primer fin de semana del año con clientes, nos han visitado gente estupenda de Palencia y han repetido en Dondevilla 1 unos amigos de Valladolid ¡Muchas gracias!. Ha habido muchos niños, señoras estupendas (según Ciriaco) y bastante ambiente en general.

IMG-20140202-WA0003

Arroyo de Visuega

El tiempo ha andado muy revuelto. El viernes tiramos casi 50 litros del pluviómetro ya que durante  la semana había caído una pequeña nevada  y  a lo largo de  la noche cayeron casi 12 litros de agua, por lo tanto, deshielo a tope a la mañana siguiente. Dimos un paseo hasta Visuega y la verdad es que era un espectáculo el rumor del agua y la inundación que había. Como sabemos esto era lo habitual en otros tiempos y gracias al agua bien canalizada molían los molinos que había a lo largo del arroyo de Vallisnera hasta el pueblo. Recuerda María cómo esperaban los hombres con los machos cargados de sacos de trigo a que les tocara el turno en la molienda. En la actualidad quedan en pie dos molinos: el de Pío y el de Mª Jesús, este último, restaurado y precioso, da la bienvenida a los visitantes a la entrada del pueblo.

Durante el sábado hizo sol, siguió lloviendo y a mediodía cayó una tremenda granizada que dejó el paisaje blanco. Tengo entendido que a algunos valientes que habían bajado de ruta a Tudanca les pilló de pleno. No pasa nada. Seguro que incluso lo disfrutaron.

Pilón de El Caño

Como podéis suponer las fuentes manan que da gusto y para ejemplo esta fotografía de El Caño que mana por los tres agujeros. Lo normal en invierno.

Cosas del tiempo aparte, que como se ve nos gustan mucho, un recordatorio, ya estamos cerca de Santa Águeda, y como ya comentábamos el año pasado, toca cenar huevos con chorizo como hacía la tía Cidad. Aquí queda dicho.

Buen año para todos y nos vemos en Ahedo del Butrón.

Feliz Navidad

2013 Navidad

El Pando iluminado antes de la tormenta 23/12/2013

¿Cómo empezar este post? seguramente por el final, como dice Ciriaco bien de mañana: “Estuvo la gente animada”. Un año más las familias se reunieron anoche en Ahedo del Butrón para celebrar la Nochebuena. Quedamos a las 7 para cantar unos villancicos alrededor del Nacimiento de la Iglesia y el éxito de la convocatoria fue absoluto: la familia de Araceli, con Izaro, su última adquisición,  disfrutando muchísimo y haciendo disfrutar; los de León (alojados en Dondevilla 2), con Jesús, Pedro y demás “dándolo todo” que dirían los jóvenes (NO NOS IMAGINAMOS UNAS NAVIDADES SIN VOSOTROS); Alfredo; la familia de María y Ciriaco, en fin, que se cantaron muchos villancicos y bien cantados, incluso se cantó uno en euskera (María, Iker, Jon e Izaro). Incluso tuvimos una espectadora de excepción que vino desde Bulgaria. Majísima.

Cerró el evento la abuela María con el “A Belén camina”, que ya tiene mérito, porque es un villancico muy antiguo:

“A Belén camina quisiera saber

un hombre de noche con una mujer

no la lleva hurtada, no presume más,

que antes de las doce a Belén llegar.

Iban caminando hasta que encontraron

unos pasajeros y les preguntaron

si para Belén había donde errar

antes de las doce a Belén llegar.

Si quieren iremos en su compañía

la noche está oscura, perderá la guía

y yo que la sé, no tengo donde errar

antes de las doce a Belén llegar.

San José responde estimo el favor

vamos caminando sin ningún temor

la luz del Señor, nos ha de alumbrar

antes de las doce a Belén llegar.

A Belén llegaron

y en un portalito, muy mal preparado

quedaron conformes, con allí quedar

antes de las doce a Belén llegar.

Allí nació un niño en aquel pesebre

entre paja y hierba, como Rey de Reyes

Rey de gran poder, no le faltan reyes

que le van a ver.

Hincan las rodillas

le van a adorar

antes de las doce

antes de las doce a Belén llegar.

… dice que era más largo, pero bueno, aquí queda esta joya de la lírica tradicional.

Fotografía: Alejandro (el fotográfo oficial de Ahedo)

Luego la reunión continuó en el bar, allí estaban los de la familia de Esperanza (un año más en Dondevilla 1), disfrazados con gran acierto y con ganas de celebración. Efectivamente tiene razón Ciriaco en que la gente estuvo animada, teniendo en cuenta que ayer nos vimos afectados por eso que se ha dado en llamar ciclogénesis explosiva (llovió 32 litros con gran espectáculo de viento) y aún así ahí estuvimos, eso sí, nos hemos acordado mucho de los ausentes, especialmente de esa de la que alguna ministra dice que ha salido fuera de España debido a la “movilidad exterior”. En fin.

Aprovechamos para mandar un fuerte abrazo a todos los que nos acompañan a lo largo del año y en especial a los clientes y amigos de la Casa Rural Dondevilla. Esperamos seguir contado con vosotros un año más. ¡SALUD y FELIZ NAVIDAD!

En febrero, a la cama con siete mantas y sombrero

Ahedo del Butrón_churros_in_crecendo_2

Churros enero 2010

Ayer la abuela María salió con un refrán nuevo:

En febrero, a la cama con siete mantas y sombrero.

Para ilustrarlo unas fotos con carámbanos o churros, en Ahedo se les llama churros. La primera es de una nevada en el año 2010, el 11 de enero y los días siguientes. Llegaron a medir 2 m. y medio que es un tamaño record. Antes, cuando había ganado en las casas, los churros podían alcanzar tamaños bastante considerables, ahora es más raro verlos.

La siguiente fotografía es de este domingo pasado y los churros

Churros 2013

Churros 2013

son mucho más modestos, en parte porque no ha habido calor en la casa y la nieve se ha derretido menos.

En cualquier caso este jueves ha dado temperaturas muy bajas por Los Altos, así que David, que es el irreductible de Ahedo, seguramente se habrá aplicado el refrán.

Andar con nieve

Vallisnera_2013Para lo valientes que han estado este fin de semana en las casas rurales, a pesar de los avisos de nevada, dos fotografías. Las dos en un tramo del GR85 a su paso por Ahedo del Butrón, en concreto en Vallisnera y el camino de Santa Marina.

Están sacadas a mediodía, cuando alarmados por la nevada que estaba cayendo se nos fueron los turistas con un poco de premura.

Una pena, porque la cosa no fue a más y pudimos dar una vuelta por el monte de esas que te reconcilian con el mundo. No hay más que ver la señalización del GR: estaba abierto a los paseantes.

De nuevo hay que darle las gracias a Chuchi, el de Dobro, por cómo mantieneSenderismo y nieve de limpias las carreteras de la zona. Nunca le agradeceremos lo suficiente su dedicación y buen hacer. Ninguna cosa se hace sóla, y él, que ya no es tan joven, nos hace la vida más fácil a todos los habitantes de Los Altos. Por si alguien no se ha enterado todavía.

Año de nieves

Diciembre_feb 2013 105Está claro que 2013 es año de nieves, no sabemos si será de bienes. Desde mediados de enero ha nevado/llovido prácticamente todas las semanas.

La verdad es que ha venido muy bien para los manantiales, ya manan todas las fuentes en abundancia: la de la Loma, la de Pedro el de Pepa, el caño por sus tres chorros, la de Silvino en Visuega… Hay que agradecerle a Chuchi lo atento que está a limpiar la carretera, siempre está más limpia que la general, y a Pedro, el pescadero, que no ha fallado todavía ningún día.

Esta fotografía es del colmenar de Santa Marina, está sacada el 24 de febrero y se aprecian los 25 cm que había. Deseamos que este año sea mejor que los anteriores para las abejas. La semana pasada, cuando ha hecho un poco mejor, las hemos visto en los “gatos” de los avellanos, así que esperemos que esta primavera sea muy florida y en el verano llueva lo suficiente como para que el brezo florezca a su debido tiempo; dependerá de ello que se recuperen un poco ya que estos últimos años han sido desastrosos.

Hace un tiempo, molinos

molinos_2Hace un tiempo, creo que  no muy lejano pues  aún existe en el recuerdo, era   habitual que los inviernos fueran rigurosos, es decir inviernos. No faltaban las nevadas que solían permanecer durante largos periodos con la ayuda de las bajas temperaturas. En esos tiempos el tránsito y el transporte se volvían  complicados, sin embargo los manantiales lo agradecían y ello permitía que los cauces llevaran suficiente agua para moler. En el Arroyo Soscostana  que en parte se nutre  del manatial de Valdemer, existieron varios molinos de gran  utilidad que ahorraban esfuerzo y  viajes con las maquiladas atadas a los machos  a otros molinos como el de Tubilleja y el Canto. Durante  la primera parte del año se molía en el molino que hay entre los Raigones y  Pontón de Vallesnera, hoy solo un vestigio cubierto  por la maleza. Arroyo abajo, existían  otros tres que a lo largo del tiempo han  corrido diferente suerte. En estos días en los que parece que el invierno arrecia, han venido a mi recuerdo algunas imágenes del transito de vuelta con los machos  por el Camino de Valdehaedo con la angustia de llevar la maquilada escorada a la derecha, y una duda  ¿seguro que Pepón habrá atado bien el aparejo?.

 Nota: sirva el presente texto de recuerdo y agradecimiento para quienes  en los últimos años han hecho algo por  conservar los molinos en Ahedo. No dejan de ser una parte de nuestra memoria.

Se me olvidaba: Ana, la de Boñar, esta autorizada a dejar un comentario, moderado claro (que será moderado por la editora).

 Otra nota de la editora: dice Ciriaco que los molinos molían de la Pascua de Navidad a la Pascua florida, que ya era moler.

Las Candelas, San Blas y Santa Águeda

Fotografía: Marga González

Fotografía: Marga González

Hoy vamos de refranes en torno a estas fechas tan señaladas. Empezamos:

A dos María,

a tres San Blas

Santa Águeda mágueda dos días más.

Sólo unas pinceladas de cada fecha. Dice Valentina que Las Candelas era una fecha muy importante cuando ella era pequeña y que la tía María hacía unas velas de cera de abeja amarilla que eran preciosas. Las ponía en cualquier época del año y con cualquier excusa, si paría una vaca, una cabra o cualquier otro animal, si tronaba, si llovía en exceso o faltaba el agua…

Respecto a  San Blas, otro refrán muy conocido:

Por San Blas la cigüeña verás,

y si no la vieres

año de nieves

En Ahedo del Butrón no criaba la cigüeña, parece ser que sí tenía nido en Porquera y bajaba a Ahedo, en concreto a La Nava, a por ranas y otras exquisiteces que se criaban en la Fuente de los Moros. En estos últimos años la hemos visto en la charca de Monte Grande y la hemos visto acompañada en invierno de unas parientes no habituales hasta hace poco por estos lares: dos garzas negras y una gris bastante grande. En fin, cosas más raras se han visto y se han de ver.

Y el día de Santa Águeda al parecer se celebraba una de las  fiestas más importantes del año para los jóvenes. Nos cuenta María que las celebraciones duraban 4 ó 5 días y era una fiesta organizada exclusivamente por y para los mozos del pueblo. La comida era un componente esencial: se mataba una oveja, de la cual se hacían morcillas, se pedía por las casas toda clase de viandas como tocino, huevos, chorizos, etc. y con todo ello se hacían comidas, cenas o ambas cosas. Al baile, en el que tocaba Emilio, el padre de tío Agustín, y otras panderetas, sí invitaban a las mujeres. Menos mal. Cantaba el tío Emilio:

Si el mi Miliejo supiera

bailaría con Inés

tocaría Leonor

y bailarían los tres

¡Báilala, báilala, báilala…!

En un cántaro sin agua

metí la mano y saqué

la suerte de ir soldado

dime morena que haré…

En realidad las tres fechas están relacionadas con el fin del invierno en el calendario agrícola, se dice que por las Cancelas el día aumenta en dos horas, así que suponen una celebración del triunfo de la luz sobre la oscuridad y el comienzo de la actividad agrícola.

Por cierto, la tia Cidad comía huevos fritos con chorizo para celebrar Santa Águeda. Desde hace años en casa de Ciriaco tal día como hoy se celebra con el mismo plato. Un lujo en toda regla.

A %d blogueros les gusta esto: