Archivo de la categoría: Rutas y senderismo

Ruta a Poza de la Sal

Calle típica de Poza de la Sal. Autora: Teodora Castaño Illana, VII Concurso Fotográfico "VII Concurso Fotográfico: Ven a Burgos"

Calle típica de Poza de la Sal. Autora: Teodora Castaño Illana, VII Concurso Fotográfico “VII Concurso Fotográfico: Ven a Burgos”

Entre el Páramo y la Bureba, en su zona de transición,  existe un lugar modelado por el tiempo. Ancestral, mágico, como corresponde a un  lugar cuya génesis fue tan esforzada. La tierra se plegó, y el fuego arrastro para arriba lo más profundo. Ese podría ser el origen del diapiro, alma y esencia de lo que hoy nos muestra  Poza de la Sal. Aunque técnicamente estamos fuera de las Merindades, no estamos lejos de su zona de influencia. Las necesidades económicas interconectaban la vida, aunque los medios de comunicación no lo facilitaran. Recuerdo con alguna frecuencia, porque me lo cuenta María, mi madre, cómo hasta hace pocos años, desde los valles de Ahedo se acudía con las caballerizas  a los mercados de de Poza de la Sal. Las salinas convirtieron a Poza en un lugar estratégico del comercio en los siglos pasados. Dada la distancia entre Ahedo y Poza, unos 28 km por caminos y veredas,  para asistir a las ferias y mercados el viaje se iniciaba en Ahedo muy temprano, en torno a las dos de la mañana.

La jornada  anterior el trajín era considerable. Preparación de los aparejos, elegir los serones y alforjas en los que quepan los lechones, corderos, gallinas o  lentejas, no vaya a ser que se pierda alguno, como en la feria pasada. La distancia es tan larga que no era  posible llevar ganados mayores, como habitualmente se levaban y traían a las  ferias de Ruaredo,  Soncillo, Villarcayo o Medina. El viaje se eternizaría. Y en el ultimo momento María, la niña. Que ella también quiere ir. No quiere perderse la “fiesta”. Maldita sea, gruñe su padre. Por si fuéramos pocos.  Déjalo de mi cuenta, dice su madre, que la que viaja soy yo, me vendrá bien si necesito alguna ayuda.

El viaje es duro incluso para los animales. Son doce  horas entre ida y vuelta. La comitiva  apenas sin pegar ojo se encuentra reunida junto al cementerio desde las dos y media. Los animales se impacientan. En el último momento Pedro el Viejo ha tenido problemas para encontrar uno de los chivos escondido debajo de la salera. Por fin llega. Son las tres de la mañana. La comitiva está formada por ocho machos,  tres mulas y catorce personas, incluida la niña. La única que cabalga. Los demás a pie. Los animales ya llevan su peso. Al poco están tomando la desviación por el camino nuevo de Porquera. Esta vez tomamos la desviación a Villascusa en vez de llegar hasta Pesadas. Por Villascusa aún es de noche ciego. Solo se oye el aullido  de los perros. En Villalta empieza a amanecer y se divisa a lo lejos otra comitiva. Deben ser los de Pesadas(1), dice la madre, que nos llevan un cuarto de hora de ventaja. El páramo se hace duro(2), parece interminable y eso que hay suerte con el tiempo. Podía ser peor. La vez anterior con la niebla nos perdimos y tuvimos que fiarnos exclusivamente del instinto de los animales.  Aullan los lobos (3), son las siete y media de la mañana y la comitiva  abandona el páramo para comenzar el descenso hacia Poza. El camino se está animando. Se nos acaban de añadir los de Cernegula y Masa, no hay tiempo que perder.

Pero la niña quiere asomarse al Castillo. Le han contado que lo que desde allí se ve le gustará, adelantan su montura mientras los demás se detienen en el  segundo depósito de sal  para reordenar los aparejos. La visión la deja impresionada. El bullicio que llega desde abajo es ensordecedor. Sin perder tiempo vuelven sobre sus pasos y continúan el descenso, entran en Poza dejando a un lado la casa de Administración de las Salinas. Cogen posiciones justo detrás de la iglesia, en la plaza no hay sitio. El trajín de las calles  es impresionante. Ir y venir de gente, gruñidos de todo tipo. María no da crédito a lo que esta viendo. Llegan por todas las partes, el olor a  mercado se intensifica. La feria se presenta interesante, dice su madre. A ver si hay suerte y no hay que volverse con  los animales(4). De esa forma podremos cargar más sal para las matanzas. Seguro que sí, pues la mercancía es buena y la feria está a rebosar.   Llegan unos lugareños, parecen tratantes. A uno le dicen ojos listos, a otro saltapatrás (5).  Nos saludan efusivamente. Eduardo, un tratante de Pesadas, exclama: ¡María, ven aquí¡. Vete a la taberna que esta en la plaza y dile la tabernero que te de el mejor vino que tenga , que es para Eduardo el de Pesadas. María , que es una intrépida, no solo va a por el vino, sino que no puede aguantarse las ganas de probarlo(6), ¿qué será ese líquido? ¿cóomo sabrá? María bebe. No faltaba más. Esta eufórica con lo que está viendo. Al poco comienza a ver borroso y se deja caer encima de las albardas. Nota que le echan un sayalino encima. Su conciencia comienza a desvanecerse. Ante sus ojos  borrosos se le aparece el páramo, entre la niebla y unos lobos que se acercan a las cabalgaduras. Cuando se despierta se encuentra a lomos de la mula, camino de vuelta. Se agarra fuertemente  a dos sacos de sal que lleva a sus costados. Comienza el ascenso por el diapiro…(7)

(1)   Pesadas de Burgos. Una localidad en el camino. En la actualidad en Pesadas se puede comer decentemente, concertando previamente con Felisa.

(2)   Las condiciones de los viajes por el páramo en ocasiones se hacían muy duras. Don facundo, el maestro de Pesadas, falleció de frío al quedarse rezagada su montura en una comitiva de caballos que venia de Medina de Pomar ( los de Pesadas tenían caballos en vez de machos) muy cerca de la ermita de Santa Isabel. Cuando se enteró el resto de la comitiva ya era demasiado tarde.

(3)   Los lobos del páramo de Poza inspiran  desde pequeño el afán aventurero de Felix Rodriguez de la Fuente, ilustre lugareño de Poza de la Sal

(4)   En esta ocasión , María y su madre vendieron los siete cerdos que llevaban a 72 duros cada uno. Hagan ustedes las cuentas.

(5)   Los mercaderes de Poza, y los que no lo eran, todos tenían su mote. Estos en particular mercadearon con  muchas pieles y quesos con  los productores de Ahedo del Butrón.

(6)   María se cogió una buena borrachera con un vino hecho en Poza  de la Sal que en 1945 se le conocía con el nombre de chacolí. Saquen ustedes conclusiones sobre la actualidad del término.

(7)   Los viajeros  de hoy en día deben completar la ruta con un paseo por la Salinas y su Centro de Interpretación, antigua Casa de Administración de las salinas. Una visita a la Villa de Oña con su más que interesante Catedral y Claustro y centro de interpretación del Espacio Natural de Montes Obarenes, para luego comer en uno de sus restaurantes y por la tarde regresar, tanto en primavera como en verano u  otoño, por el Valle de Caderechas. No tiene desperdicio

Anuncios

GR85: el sendero de los sentidos

Estos días el sendero está que se sale y  no por los  senderistas, que se pueden  contar con los dedos de la mano, sino por la primavera que, aunque se ha hecho de rogar, se está haciendo dueña poco a poco del camino. Hemos tenido la suerte de comprobarlo este mismo fin de semana. Lo de Bizarrera (sendero paralelo al GR85), Becerreas para los entendidos, está salvaje. En todos los sentidos. Si no que se lo digan a los senderistas de la fotografía.Bizarrera

Dificultades aparte, que haríamos bien en solucionar, el espectáculo empieza en el  mismo entorno de Ahedo. Estos días están en plena floración los malainos y las abejas están como locas. Ya no vienen los de La Rioja para recoger el  fruto y dar colorido a sus tintes. Se necesita sol y buenas temperaturas para aprovechar el néctar. Sendero abajo las diferentes especies van tomando posiciones. El espino vero ya ha tirado la flor, pero los arces están en plena ebullición. Por arriba las hayas no les van a la zaga. También los fresnos. Por la retaguardia los quejigos amenazan con hacerse dueños del espacio. Los avellanos, que en enero  y febrero tuvieron todo el protagonismo, parecen asustados. Los cerezos están en su sitio, no quieren competencia, y al igual que  los nogales parecen estar en una burbuja climática, cruzando los dedos por si acaso. La gama de verdes es espectacular.

gallinasLlegamos al río, y en Tudanca nos reciben las gallinas, que por lo que se ve tienen sed. Buena idea. Nos acercamos a la cantina a tomar una cerveza  y de paso a charlar  un rato con José Luis en un entorno que no tiene desperdicio. No es raro que, además de las gallinas, encontremos vacas y terneros y una naturaleza en estado original.

Un lujo para los sentidos.

Próxima apertura de la Cueva Palomera de Ojo Guareña

Como alguno de vosotros sabréis el 16 de noviembre se abre al público la Cueva Palomera, situada en el complejo kárstico de Ojo Guareña, al Norte de la Provincia de Burgos. Es una noticia importante porque esta cueva se va a convertir en la de mayor recorrido visitable de toda España, exactamente 2.492 m.

Al parecer va  a haber dos itinerarios, uno de 1,5 km y otro de 2,5 km, y en cualquier caso la entrada a la cueva se hará en grupos organizados y procurando en todo momento la protección de la misma.

Os pongo el mapa de cómo llegar desde Ahedo del Butrón (estamos a unos 40 km. y por cierto, también tenemos una cueva Palomera en un entorno increible) para aquellos que desconocéis la zona:

Y un enlace a la página del Grupo Espeleológico Edelweiss que son los encargados de topografiar la cueva y donde hay muchísima información y vídeos sobre el complejo.

De ruta por el Valle Manzanedo y alrededores

romanicoMás recientemente nos hemos acercado al eremitorio de San Pedro en Argés que se encuentra en la misma carretera de Manzanedo perfectamente señalizado. Luego continuamos  en coche  hasta Lándraves para iniciar la ruta del desfiladero de las palancas señalizado con las marcas del GR 85. Ese tramo del GR de 4 km, no tiene desperdicio y te acerca hasta la población de Munilla. Como andábamos bien de tiempo a la vuelta, a la altura del monasterio tomamos el desvío hacia San Martín del Rojo. Resulta que eran las fiestas y pudimos contemplar su iglesia románica de extraordinaria belleza. Aunque como estaba anocheciendo y no disponen de luz quedamos en volver para contemplarla mejor. En San Martín del Rojo apenas si quedan dos  o tres casas en pie pero en los últimos tiempos se nota que hay personas que se esfuerzan por mantener viva la historia de los pueblos. Para los amantes del rómanico: las iglesias de San Martín del Rojo, (que según reza un cartel en su puerta se enseña llamando a los teléfonos indicados: Ruth: 675 51 65 44; Juanmi: 686 96 90 91), Ailanes, Crespos y Munilla son magníficos exponentes del románico rural.

Senderismo por el camino nuevo de Porquera

camino nuevo de porqueraNi que decir tiene que uno de los grandes atractivos del Espacio Natural Hoces de Alto Ebro y Rudrón en general y de Ahedo del Butrón y su entorno  en particular, deriva de sus posibilidades para el senderismo. Por sus estrechos  y frondosos valles discurren magníficos caminos y veredas de gran interés para el caminante en cualquier momento del año. Precisamente este año en que las lluvias han sido tan abundantes conviene recordar que el sendero GR85 que trascurre por Ahedo del Butrón  está espléndido. A lo largo de su recorrido puede contemplarse abundante vegetación propia de una zona de transición bioclimática. Tanto en el tramo que va desde Dobro a Ahedo, pasando por el privilegiado paraje de Monte Grande, como el que va de Ahedo a Tudanca con su angosto valle de Valdeahedo que nos conduce hasta el Ebro, nos encontraremos  hayas en sus partes más altas y sombrías, quejigos en las solanas , carrascas en los cortados rocosos, fresnos y arces  en las húmedas lindes y arroyos, brezos, zarzas, espliegos, además de algunas curiosas construcciones de antiguos colmenares y escondidos molinos.

Esta primavera Medio Ambiente ha procedido a limpiar el denominado Camino Nuevo de Porquera, sendero que, tras la limpieza, presenta un aspecto magnífico y una visión privilegiada del entorno del pueblo y sus alrededores. En su recorrido puede contemplarse alguna curiosidad etnográfica, como la cabaña de pastores señalizada con un waipont en el plano que adjuntamos. Todavía recuerdo lo mal que me sentaba madrugar, antes  de que el sol saliera, en los calurosos día de verano  y tomar el camino nuevo para llevar los bueyes o algún cerdo que salía a vuelta  hasta Porquera. Allí, Avelino el herrador,  procedía a reparar el maltrecho calzado de las esforzadas parejas  de bueyes  con nuevas herraduras y sumo cuidado para no dejarles cojos   Esforzado oficio el de herrador que además requería habilidades y buena mano. Mientras duraba la faena, un par de horas,  se aprovechaba el tiempo para socializar conocimientos e impresiones. No había otro sistema de comunicación. Eran otros tiempos, poco  aptos para débiles, pero en los que las palabras significaban lo que parecían decir.

Andar con nieve

Vallisnera_2013Para lo valientes que han estado este fin de semana en las casas rurales, a pesar de los avisos de nevada, dos fotografías. Las dos en un tramo del GR85 a su paso por Ahedo del Butrón, en concreto en Vallisnera y el camino de Santa Marina.

Están sacadas a mediodía, cuando alarmados por la nevada que estaba cayendo se nos fueron los turistas con un poco de premura.

Una pena, porque la cosa no fue a más y pudimos dar una vuelta por el monte de esas que te reconcilian con el mundo. No hay más que ver la señalización del GR: estaba abierto a los paseantes.

De nuevo hay que darle las gracias a Chuchi, el de Dobro, por cómo mantieneSenderismo y nieve de limpias las carreteras de la zona. Nunca le agradeceremos lo suficiente su dedicación y buen hacer. Ninguna cosa se hace sóla, y él, que ya no es tan joven, nos hace la vida más fácil a todos los habitantes de Los Altos. Por si alguien no se ha enterado todavía.

Topónimos, cabras y becerras

Resulta que a veces por eso de la transmisión oral  y de que la lengua así como las personas están vivas mientras lo están (y después acaso solo lo están en el recuerdo), damos por hecho que algunos lugares se llaman como los llamamos, aunque como los llamamos no tenga ningún sentido. Me explico porque no quiero ser oscuro. En Ahedo, un topónimo muy conocido y querido por todos es el término “Vizarrera”, por donde trascurre una ruta encantadora que nadie se puede perder. Sí,  allí,  al lado del cementerio de los bueyes, comienza la ruta llamada de Vizarrera, que desemboca en una hoya llamada “Palomera”.

Gracias   a David, cuyos méritos nunca le serán suficientemente reconocidos, la ruta es transitable, aunque algo más podríamos hacer para que lo siga siendo sin perder su extraordinaria belleza. Pero vamos al grano. Resulta que el término “Vizarrera” no existe. No se alarmen. Así es, no existe. Como realmente se llama la zona en cuestión, es “Becerreras”, término y topónimo igualmente bello y que sí existe, pues así se denomina en todos los documentos gráficos que existen sobre la zona conocidos por  mi persona. A mi modesto juicio, todo tiene su explicación. La zona reúne unas condiciones excepcionales para guardar y destetar al ganado. Se ha hecho hasta no hace muchos años con las cabras, aunque estas se llevaban incluso más abajo, hasta la zona denominada  de “Petraculos“ zona aún más escarpada. Ya sabemos lo montaraces que eran  las chivas que había que destetar. Las becerras, y esto es una hipótesis (en este momento no tengo ninguna fuente clara, ni tan siquiera de la tradición oral) también había que destetarlas. Y “Becerreras” era sin duda el lugar ideal por ser muy fácil cerrar la salida y dedicar parte del tiempo a restaurar alguna pared. Dado la escrupulosa ordenación de los cultivos en la agricultura tradicional, no se me antoja ningún inconveniente técnico. Hoy en día con el término “becerreros”  se hace alusión a los cuidadores de becerras en algunos lugares de América del Sur.

Nos vamos de ruta

Otra cosa no, pero desde Ahedo del Butrón o en el mismo Ahedo, para todos los amantes de andar, caminar, patear, dar un garbeo, marchar, moverse, en fin, solazarse por el monte, las posibilidades son muchas y seguro que encontráis una ruta que se adapte a vuestras posibilidades físicas o motoras (en coche, a pedal, en silla de bebé, etc.).

Los jefes/as de Dondevilla siempre están dispuestos a asesoraros e incluso acompañaros si el devenir diario lo permite. Estas son algunas recomendaciones (me temo que este post va a ser muy largo, pero espero que sea útil tenerlo todo en el mismo sitio para los que queráis imprimirlo)

1. SENDERISMO:

-Senderismo GR-85, tramo Ahedo del Butrón – Cidad de Ebro:

Por el pueblo trascurre la ruta llamada GR 85 o ruta de los sentidos. Es un sendero de Gran Recorrido que transcurre por la comarca de Las Merindades, al norte de la provincia de Burgos. Desde Ahedo del Butrón, pasando por Tudanca y hasta Cidad de Ebro, trascurre un tramo del sendero GR-85 muy interesante. Con toda seguridad el paisaje sorprenderá agradablemente al senderista por lo que recomendamos sin duda hacer la ruta. Descarga el plano de la ruta

Como decíamos, un tramo de esa ruta va desde Ahedo del Butrón a Tudanca de Ebro. Son 4 km de ida y otros tantos de vuelta (están indicados en un cartel a la entrada del pueblo) para hacer en unas tres horas. El camino es entretenido, pero si os gusta mucho el senderismo podéis hacer una variante un poco más especial que discurre, en parte, al lado del GR 85. Se trata de seguir en la ida el lecho de un cauce seco que trascurre por una zona que llamamos Vizarrera que progresivamente se va estrechando provocando un crecimiento de algunas especies de árboles fuera de lo común en busca de la luz. Desemboca en una hoya que denominada Palomera, en donde existe una colonia de buitres  a  la que sorprenderéis siempre y cuando entréis a la hoya en silencio. En ese caso, los veréis coger el vuelo danzándose desde un cortado. Sin perder nunca el lecho del barranco continuáis bajando para salir de la hoya por el fondo, a   la izquierda, donde enlazáis con el sendero que viene por el GR 85, en un bosquecito de encinas. A la derecha os lleva hasta Tudanca pasando un vallado que impide el paso de las vacas y siempre a la derecha.

Ruta del Cañón del Ebro: 

En el pueblo de Pesquera de Ebro se inicia la más famosa ruta de senderismo de toda la provincia de Burgos: el Gran Cañón del Ebro. Un total de quince kilómetros, a través del Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón, en los que invertiremos unas seis horas y media de marcha por unos senderos bien marcados, para descubrir un paisaje único. En medio de un cañón de paredes escarpadas excavado por el Ebro, que se ve enriquecido por el patrimonio artístico y popular de los pueblos que aparecen a lo largo del mismo: Valdelateja de Ebro y Cortigüera. Descarga el plano de la ruta

Senderismo GR-99, tramo Valdenoceda – Rioseco

El GR-99 es un proyecto de senderismo auspiciado por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y la Confederación Hidrográfica del Ebro, a propuesta de la Federación Española de Montaña y Escalada (FEDME). En la redacción del proyecto participan todas las Federaciones Autonómicas de Montaña que tienen al Ebro como referente geográfico: Cantabria, Castilla y León, País Vasco, La Rioja, Navarra, Aragón y Cataluña. Este sendero consta de 42 etapas y recorre más de 1200 Km.

 El tramo Valdenoceda – Rioseco es el más cercano a Ahedo del Butrón y lo recomendamos también de forma especial. Descarga el plano de la ruta

 2. EN COCHE ( y luego andamos un rato si queremos):

a) Ahedo – Dolmen de Porquera – Cañón del Ebro – Orbaneja – Covanera – Sedano – Gredilla – Ahedo

Desde Ahedo, en coche, por la única carretera existente, llegáis al  primer cruce. Tomáis el desvío a  la derecha, y  antes de llegar a Porquera existe una indicación a  mano  izquierda sobre  la existencia de un dolmen, el dolmen de la Cotorrita. Si tenéis curiosidad os acercáis a verlo.Existen bastantes en la zona, fomentó su excavación  uno de los  hijos de Miguel Delibes.

De vuelta  a la carretera continuáis hasta Pesquera de Ebro bajando el puerto de la M. De Pesquera Sale una ruta de senderismo de siete km hasta Valdelateja, para luego volver por la variante de Cortiguera (en total unos 17 km) ES LA RUTA DE LOS CAÑONES DEL EBRO. Desde Pesquera, esta vez en coche, si continuáis carretera adelante pasáis por el mirador de los cañones del Ebro,  donde tenéis que parar.

Después continuáis hasta llegar  a la carretera de Burgos a Santander, y a la izquierda primero y después, en Escalada, a la derecha llegaréis a Orbaneja del Castillo pueblo que merece la pena ver, por su emplazamiento,  su cascada, etc. Si no conocéis  la zona os gustará. Podéis volver por el mismo sitio o bien por Covanera donde esta el lago azul, una sima curiosa. Siguiendo hasta  Sedano, que tiene un núcleo urbano  muy interesante, y por fin, por Gredilla de Sedano hasta Pesadas y a Ahedo del Butrón.

b) Cuevas de Ojo Guareña:

Al norte de las Merindades, en la Merindad  de Sotoescueva se encuentra uno de los complejos kársticos más importantes de Europa. Se accede por la carretera C629 de Burgos a Santoña, pasando por Villarcayo,  dirección Bilbao.  A unos 3 km,  a la izquierda se toma el desvío hacia Torme que lleva hasta  Cornejo. En Cornejo, a la izquierda, se llega hasta las Cuevas de San Bernabé donde existe una ermita construida en una gruta natural. Al fondo, la tierra se traga  literalmente el río Guareña,  río que ha escavado unos 100 km. de galerías. Solamente se pueden ver unos 400 metros, los menos interesantes, pero proyectan una película de la cueva que puede resultar de interés, al menos para los niños. No hace mucho tiempo se abrió  el centro de interpretación  del Espacio Natural de Ojo Guareña en Quintanilla el Rebollar, muy próximo a la cueva. Proyectan  10 minutos de una película encargada por el grupo de espeleología y  realizada por Javier Trueba. Si se va con tiempo se puede volver por Puentedey, donde el río pasa por debajo de un puente natural, o bien por Espinosa de los Monteros (de la guardia real de Alfonso XIII). Es para todo el día. El Espacio Natural de Ojo Guareña  es interesante, por su orografía y por ser  zona de transición entre la España húmeda y la España mediterránea.

c) Poza de la Sal:

Saliendo de Ahedo dirección Burgos,  a unos 20 km,  en pleno páramo y junto a un gran parque eólico, hay un cruce  a la izquierda que lleva hasta Poza de la Sal. Esta localidad es famosa por sus antiguas salinas.  Fue unos de los  centros más importante en el comercio de la sal  de esta zona norte en épocas pasadas. También es conocida por ser el pueblo de Félix Rodríguez de la Fuente.  Desde el páramo, es decir por donde accedéis vosotros, se desciende hacia Poza   a través de un diapiro, curiosa formación geológica. En el centro del diapiro existe un afloramiento de ofitas.

Antes de llegar al casco urbano existe una indicación hacia el castillo. Merece la pena detenerse y subir a sus ruinas porque desde allí se contempla como si de un balcón se tratara, Poza de la Sal y gran parte de la  comarca de la Bureba. Luego se baja hasta el casco urbano por el que es obligatorio pasear, pero si se quiere conocer la historia de las salinas de Poza debe visitarse el centro de interpretación que se halla en la Casa de Administración de las Salinas, donde su interprete, Itziar González Arana,  os explicará  de forma magistral parte de la historia de un lugar que para nosotros tiene, por motivos diversos, algo de  mágico.   La ruta se puede hacer por la tarde pero las visitas son a las horas en punto, la última a las siete de la tarde. Se pueden o incluso conviene concertarlas llamando al teléfono 947 30 20 24. La vuelta conviene hacerla por el Valle Caderechas.

d) Románico:

Si os gusta el arte en general y el románico en particular, existe una calzada medieval que sale cerca del pueblo, junto a la ermita de Santa Isabel  que os lleva a dos iglesias románicas de máximo interés en el Valle Valdivieso: El Almiñé y San Pedro de Tejada. Se pueden ver si se va a horas prudentes. San pedro de Tejada se explica y es de gran interés. El Almiñe también, solo tenéis que decir a Luis Enrique  que queréis ver la iglesia. Existen otras numerosas muestras del románico en la zona, empezando por la espléndida portada de la iglesia de Ahedo del Butron,  la iglesia de Moradillo de Sedano,  la Virgen de la Oliva en Escobados de Abajo, etc.

A %d blogueros les gusta esto: